[Baka-ciones] Fotos de nuestro viaje

Hubo varias vacas que dijeron que les gustaría ver fotos de Japón así que aquí os dejo unas cuantas con su explicación y todo 😉 Son más de 40 fotos así que no os podréis quejar, ne? Eso sí, puede que algunas se repitan de entradas anteriores…

JOHNNYS

Por todos los lados, de todos los tamaños y colores. En Japón te das cuenta de la gran importancia que tienen estos bellezones porque no das un paso sin que te encuentras uno, lo cual hace que salgas a la calle, ya sea de compras, a trabajar o a estudiar, que sales feliz de la vida y con una sonrisa de oreja a oreja. Las de Nagase Tomoya, los KAT-TUN y Yamapi en versión Kousako Aizawa (para quien aún no la haya visto, su papel en Code Blue) las encontramos en diversas estaciones de metro. La de Sho era en una tienda de móviles en las que estaban todos los Arashi (más guapos ellos…) y el dependiente se me quedó mirando de “¿Qué hace esta hecha polvo?” mientras hacia la foto. Las de Shingo y Kimutaku en un lateral de un edificio de Akihabara ¡enormemente grande! Con lo feliz que seriamos nosotras viviendo allí…*_*

Sigue leyendo

[Baka-ciones] ¡Hasta la próxima Japón!

Y con todo el dolor de nuestro corazón, pero con más cansancio que nunca en nuestros cuerpos, llegamos a nuestro último día en el país del sol naciente. 

Como ya habíamos hecho las maletas dos días antes de la partida pues lo cierto es que tampoco nos quedaba mucho por recoger y arreglar. Nuestro vuelo salía a las 12:00, por lo que teníamos que estar allí como mínimo a las 11:00, y como también  queríamos llegar antes para dar una vuelta por ese gran, grandísimo aeropuerto repleto de tiendas maravillosas llenas de “omiyages” (recuerdos) y conocer a unas vacas que llegaban justo el día en que nosotras partíamos, pues nos levantamos a uno hora bastante prudente. Creo que fue a eso de las 7:00 o 7:30, por eso de ducharnos y estar limpitas para poder estar esas 11 horas de avión bien cómodas en nuestros estrechos asientos. El caso es que entre unas cosas (precintar maletas) y otras (volver a la habitación a por las sábanas para dejarlas en la recepción del hotel) Salimos del hotel a eso de las 9:00 de la mañana, cargadas cada una con maletas, bolsas, bolsos y por supuesto con comida nos dirigimos a la estación de Ikebukuro, con TAN mala suerte de llegar 2 o 3 minutos después de que saliera el último tren directo hasta el aeropuerto de Narita. Y al que se suponía que le tocaba pasar después le acompañaba un cartelito que ponía algo así como “no circulará”. Así que nos tocó buscar una alternativa para llegar hasta el aeropuerto ya que el siguiente tren directo pasaba muchísimo más tarde. Y entonces fue el único día en que nosperdimos en el metro de Tokio. Porque tuvimos que coger lo menos tres trenes, en los cuales uno de ellos nos hizo bajarnos porque resultó que nos sentamos en los dos primeros vagones, y esos dos se dirigian hacia otro destino, tuvimos que bajar y subir más atrás.

Sigue leyendo

[Baka-ciones] Anécdotas varias

Bueno, a lo largo de la historia de nuestro viaje algunas de vosotras nos preguntásteis dudas y curiosidades, así que he hecho un pack sobre anécdotas y cosas que nos llamaron la atención que esperamos que os sirvan para cuando vosotras (esperemos que pronto) piséis el país del sol naciente ^^

Quisiera aclarar, que hablo desde nuestra experiencia. Es decir, que no es ninguna verdad absoluta y que lo contamos a través de nuestros ojos n_n

Yakuzas: La verdad es que no vimos demasiados. Sólo recuerdo una vez que iba con Yuki y ella iba tan felizmente andando que casi se choca con uno. No sé si es que quería hacer amistad con él pero la verdad es que no tenía una pinta recomendable. Era justo como en los doramas, todo trajeado y con cara de malote. Seguro que bajo esa chaqueta llevaba un montón de tatuajes de dragones xD

Sigue leyendo

[Baka-ciones] Y llegó el concierto de Kanjani…

Bueno vaquis ha llegado por fin el día en que os contemos ese concierto por el que habéis preguntado tantas veces, sí, efectivamente, se trata del concierto de los Kinki kids!!! xDDDD Si no fuera porque  pone en el título que vamos a hablar del de Kanjani o porque no fuimos ninguno de los Kinki podría haber sido verdad…

En fin, el caso es que como hicimos con el concierto de kat-tun, cada una va a contar su versión de los hechos, pero ATENCIÓN, debéis tener dos cosas presentes: una es que era ya el penúltimo día que estábamos en el país nipon y que el cansancio era más que evidente; y la otra cosa es que esta vez no tuvimos tanta suerte como en el concierto de Kattun, las entradas esta vez nos dejaron en lo másalto de la más alta torre del estadio, vamos que veiamos a los Kanjani en chiquitín. Por lo tanto este concierto no fue tan emocionante como el de Kattun. Ásí que empecemos, dôzo: Sigue leyendo

[Baka-ciones] Último día en Takeshita dori

Era nuestro último domingo en Japón y cualquier persona normal habría aprovechado ese día para ver algún sitio que no hubiera visitado. Pero como la normalidad no entra dentro de nuestros planes decidimos ir no a un sitio que habíamos visitado una vez sino a un lugar al que ya habíamos ido dos veces. Sí señoras, hablo de la fantástica Takeshita dori.

Pero esta vez no íbamos solas, una simpática japonesita nos acompañaría en nuestra última travesía por esa calle interminable. Os hablo de la profesora de japonés de Sussasu y Suzune que coincidía que también estaba allí por esas fechas y se ofreció a llevarnos a sitios por allí que no habíamos visto, no sin antes presentarnos a su amiga que nos quería conocer.

Y así, seis vaconcias y dos delicadas japonesas nos dirigimos a Harajuku. Y nos os vais a creer lo que nos enseñó nuesta queridisima profesora. Aquel lugar del que creiamos saberlo todo estaba cerca de una tienda que no habíamos visto… una tienda a la que había que coger un ticket y hacer cola para entrar… era nada más y nada menos ¡¡¡que la tienda oficial de Johnny’s!!!

Sigue leyendo

[Baka-ciones] De turismo por Odaiba

Como cada día las vacas despertaron por el sol que entraba por los grandes ventanales…

Así habría sido de que nuestro adorado zulo tuviera algo a lo que se le pudiera llamar ventana en vez de respiradero. Como no era así, despertamos de nuevo con la dulce voz de Nagase al que llegué a odiar con todas mis fuerzas. Que si, que Nagase canta muy bien, pero cuando te despierta día trás día te planteas si odiarlo. Total, las vacas nos reunimos y pensamos que ya estaba bien de comprar, que ibamos a hacer un poco más de turismo de ese en el que no incluye johnnys (buuuuh fueraaaa)

 Y así fue. Tras ponernos bellas nos encaminas hacia Odaiba en tren. La principal atracción de Odaiba es la Fuji TV que por fuera es espectacular a más no poder. Nos vino bien este viajecillo porque al ser un pueblo costero se estaba súper bien en comparación con la calor afixiante de Tokyo (No se si lo hemos dicho en alguna ocasión, que seguro que si, pero el calor que hace en Japón no es comparable con la que hace en España y eso que nosotras somos de Valencia que es una zona también muy humeda en la que crees que puedes llegar a morir deshidratado, pero no, de verdad lo de Tokyo no tiene nombre. Como nota curiosa: Allí todo el mundo lleva una toallita pequeña en el bolso para ir secándose el sudor. Al principio nos pareció algo innecesario, pero al final, muchas acabamos comprando una.)

Sigue leyendo

[Baka-ciones] Y volvimos a la Tokyo Tawa, pero de día…

Una mañana más, el suave y dulce graznido de los cuervos con ansia de sangre junto con nuestros despertadores particulares hizo que abriéramos nuestros rechonchos ojillos y despertásemos en aquel acogedor, acogedor, acogedor hogar. Vosotras cuánto creéis que nos duró el ritmo de levantarnos TODOS los días a las 8 de la mañana? Pues nada, en cuanto empezamos a compartir habitación las seis juntas cada día nos despertamos un poquitín más tarde. Este día decidimos que volveríamos a visitar la Torre de Tokio con el principal motivo de ver la tienda de Kitty de una de las patas de la torre y, claro está, para ver ha torre de día y hacernos MUCHÍSIMAS fotos.

Pues nada, después de levantarnos, arreglarnos y demás pusimos rumbo hacia la torre de Tokio. Como siempre cogimos la línea JR. Y, como siempre, al llegar allí ya estábamos muertas de hambre así que como ya sabíamos que había un kilómetro hacia la torre pensamos en comer por el camino, con tan mala suerte que resultaron ser las 12 de mediodía y allí ya era la hora de comer. Así que con un hambre que podía con nosotras fuimos pasando restaurante tras restaurante lleno de gente y sin sitio para seis vacas europeas. Caminando, caminando llegamos a la zona en la que ya no había restaurantes, y nos encontramos con el templo de la torre de tokio, lo vimos así un poquillo por encima, una foto aquí otra allá… pero ya sabéis que a nosotras nos mueve el hambre y pensamos con el estómago >.< Y en nuestro descanso dentro de los recintos del templo (al que no llegamos a entrar del todo) vimos un puestecito en el que vendían tarrinas de hielo picado con sirope! Sí, eso que comen en muchos doramas y que ahora no recuerdo el nombre >.< Así que cada vaca se compró el suyo (menos Yuki ¬¬) Y lo mejor de todo es que el sirope estaba a tu disposición, vamos que te podías echar de los sabores que quisieras y la cantidad que quisieras. Una servidora se puso de sabor a melón únicamente, es que soy muy clásica, pero el resto se mezclaron de todo lo que pudieron y más.

  Sigue leyendo